Cómo controlar el enojo

‘Manejo de la ira’ es un término usado para describir las habilidades que necesitas reconocer si tú, o alguien más, se enoja y tomar las medidas apropiadas para lidiar con la situación de una manera positiva. Manejo de la ira no significa internalizar o suprimir ira.

Personas enojadas

Manejo de la ira

La Ira es una emoción humana normal y, cuando se aborda apropiadamente, incluso puede ser considerada como una emoción saludable. Todos nos sentimos enojados de vez en cuando, sin embargo, este sentimiento puede llevarnos a decir o hacer cosas de las que después nos arrepentimos. La  Ira puede reducir nuestras inhibiciones y hacernos actuar inapropiadamente.

El manejo de la ira consiste en reconocer los disparadores de ira tan pronto como sea posible y expresar estos sentimientos y frustraciones en un lugar relajado, tranquilo y de manera pacífica. A menudo tenemos conductas aprendidas en cuanto a cómo lidiar con las emociones fuertes, el control del enojo trata sobre los mecanismos no aprendidos de afrontamiento ineficaz y reaprender formas más positivas para lidiar con los problemas y frustraciones asociadas con la ira.

Hay muchas técnicas de manejo del enojo que se pueden aprender y practicar por sí mismo o enseñar a otros. Sin embargo si tu o alguien que conoces, experimenta mucha ira regularmente o ira  muy fuerte (rabia) entonces debes buscar ayuda, generalmente bajo la forma de un consejero, puede ser más eficaz. Debes buscar ayuda profesional si la ira está teniendo un impacto negativo a largo plazo en tus relaciones, te hace infeliz o está resultando en cualquier comportamiento peligroso o violento.

Técnicas de autogestión o autocontrol

Es importante reconocer cuando te sientes enojado o experimentar sentimientos que pueden llevar al enojo. No deberías intentar reprimir tu enojo sino tratar de entender y actuar de una manera positiva para aliviar aspectos negativos de tu ira.

Hacer ejercicio Regular y mantenerse en forma

Las hormonas que liberamos cuando estamos enojados – principalmente el cortisol y la adrenalina – son similares a los que se producen cuando necesitamos ayuda para escapar del peligro. La liberación de estas hormonas es un rasgo evolutivo, útil si están tratando de huir de un mamut pero tal vez menos importante en la vida moderna, para la mayoría de nosotros, tales situaciones peligrosas para la vida no ocurren regularmente.

Cuando haces ejercicio regularmente tu cuerpo aprende a regular sus niveles de adrenalina y el cortisol más eficazmente. Personas que son físicamente aptos tienen niveles más óptimos de endorfinas; las endorfinas son las hormonas que te hacen sentir bien y por lo tanto menos propensos a sentirse enfadado.

Dormir

Este es un factor importante para combatir muchos problemas físicos, mentales y emocionales, incluyendo el enojo. Cuando dormimos, el cuerpo y la mente descansan y reconstruyen las células dañadas y redes neurales. Todos sabemos que a menudo la gente se siente mejor después de sueño en una buena noche.

El nivel óptimo de buena calidad del sueño es aproximadamente 7 horas de una noche, sin embargo todo el mundo es diferente y usted puede necesitar más o menos de esto.

Plan de conversaciones ‘Difíciles’

Si estás preocupado por una conversación que  pueda dejarte una sensación de enojo entonces intenta tomar el control de la situación. Tomar notas de antemano, planear lo que quieres decir de una manera calmada y asertiva. Es menos probable obtener vía lateral durante tu conversación si  puedes consultar sus notas.

Exprésate

Espera hasta que tu enojo se calme y luego exprésate en una forma tranquila y Serena. Tienes que ser firme sin ser agresivo.

Elige tu tiempo

Evita conversaciones que puedan hacerte enojar cuando te sientes cansado, distraído o estresado. Somos más propensos a sentir y comportarnos de una manera furiosa cuando existen otras preocupaciones en nuestras mentes.

Humor

Es fácil usar un sarcasmo inadecuado cuando te enfureces; resiste la tentación de hacer esto y en cambio trabaja en introducir algo de buen humor en conversaciones potencialmente difíciles. Si  puedes introducir un humor entonces resentido reducirá y su estado de ánimo se elevara– éste es especialmente el caso si eres capaz de reír – vee la risa terapéutica – aunque necesitas asegurarte de que no hay peligro de malentendidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>